…vacío

En un cuadro, toda la superficie tiene la misma importancia, por lo menos para mí. Esto quiere decir  que nada es casual. Todo aquello que aparece (o no) en la obra es resultado de un proceso creativo, de un diálogo que determina que lo mostrado es aquello que aporta significado; en definitiva, no debe existir una manera mejor de expresar aquello que se quiere decir.

ciudad sumergida

El cuadro elegido para este post responde a esta premisa. Es una obra donde lo reflejado no es el único motivo, sino la excusa para reflexionar sobre las imágenes especulares. Este espejo  nos devuelve una imagen invertida de la realidad que solemos percibir. Así, el agua, como superficie reflectante, es el verdadero protagonista de esta pieza. La mejor manera de tratar este concepto es dar valor al soporte, al material que recibe la pintura. Se genera, de este modo, una paradoja visual; aquello que resulta ser lo más importante es , precisamente, lo que no está pintado.
El vacío (tan importante en la pintura oriental) se utiliza aquí como una especie de negativo fotográfico de la realidad que pretende representar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s