…how i get it (2)

Las obras que uno imagina tienen vida propia; tú visualizas un resultado, proyectas, planificas, le das vueltas y haces lo que crees que es lo más adecuado para que la imagen en la que estas trabajando sea lo mejor posible. Y, sin embargo, a pesar de todo esto, la pieza se empeña en seguir su propio camino. Si tú crees que la escala a la que debes trabajar sea lo más cercana a la realidad representada, es muy probable que tu creación decida llevarte la contraria.
La pintura de este post es el resultado de un trabajo anterior, que ya comenté en la primera versión de esta entrada. Tras haber comprobado que necesitaba el vacío, una composición limpia, donde lo mínimo resultase imprescindible, ha sido la proporción, el tamaño del cuadro lo que me ha obligado a darle una vuelta más. En sus inicios, esta obra formaba parte de la serie “ergo sunt”, donde la escala humana condiciona el resultado. Las piezas suelen ser retratos a tamaño natural, donde es su acumulación la que genera la “desproporción”…
En el vídeo se puede comprobar como la imagen reclama su independencia de la serie, para convertirse en una obra autónoma, con significado propio. Sin embargo, no contenta con eso, exige un replanteamiento de sus medidas; un  tamaño más próximo a lo real no da tanta relevancia a la lucha entre el gesto y el vacío. Por lo tanto, la obra empieza a crecer, alejándose de la intimidad que poseía en sus comienzos…

19032013072

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s