…los otros?

¿Qué hace que un retrato se parezca al modelo?, ¿ es sólo una custión de “copiar” lo que vemos?, ¿ o hay algo más?… desde luego, hay mucho más. Lo que separa un retrato de una “fotocopia” está más relacionado con la percepción que con la simple representación; no basta con ser lo suficientemente hábil como para representar unos rasgos físicos, hay que intentar ir más allá, llegar al fondo, al alma (o como se quiera llamar) de la persona que uno tiene delante. Es algo apasionante, que permite combinar la representación con el conocimiento de los gestos, las actitudes…en definitiva, con la capacidad de captar lo que hace de cada uno de nosotros un ser único. Esta implicación provoca una paradoja: por un lado, la obra es más rica y compleja,  y por otro, el resultado acaba por ser un retrato tanto del modelo como del pintor.
 
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s